martes, 19 de mayo de 2015

"Si fuera diminuta me encantaría vivir en un bote de galletas". Reflexiones de una intolerante a la lactosa tras recibir la DEGUSTABOX de mayo de 2015


Foto de Socalpain
Todos somos "healthy", porque se lleva
Está muy bien llevar una vida sana, sobre todo ahora que está tan de moda. Comerse una hamburguesa parece un pecado pero es muy habitual ver en Instagram platos de verduras y luego fotos de tartas que quitan el hipo. Ahí ya entra todo el mundo a opinar -en el caso de que se trate de una mujer- que si una está delgada o si simula la figura de las obras de Fernando Botero. Opinar siempre fue gratis... Pero todo el mundo le da la comida menos sana, aunque no lo muestre al público. Entiendo por comida sana todo lo que no engorda, sin entrar en debates.

Aunque parezca absurdo y sin querer denominarlo "healthy life" yo vivía así (desde mi punto de vista): comiendo muy sano pero con el capricho de un pastel (de obrador), galletas, chocolate con almendras o chocolate negro y helados, básicamente. No a todas horas, pero sí de vez en cuando, fruta incluida.

Nunca he bebido alcohol ni tomado drogas o fumado, por no hablar de que tampoco como gominolas ni bollería industrial, por lo que de algo tenía que vivir. 

Las etiquetas y yo: una gran amistad
Ensaladilla de huevo, ¡sin leche!
Cuando la intolerancia a la lactosa se plantó en mi organismo pensé que era una broma de mal gusto. Y de hecho lo ha sido. Durante toda la vida he tenido problemas de estómago hasta que hace un par de años llegó el diagnóstico por lo que aún me encuentro en fase de ¿novata? ¿neófita? Me entenderás si te encuentras en la misma situación que yo, si eres celiaco, diabético, alérgico al marisco, tienes problemas con los frutos secos o las frutas tropicales, etc. Aplicado a mi caso: 

- Es complicado encontrar productos adecuados, la lactosa está en todas partes (hasta en el salchichón, el jamón de york y en alimentos que no se pueden ni imaginar)

- Muchos productos son más caros por poner SIN LACTOSA, aunque otros no la lleven y no lo indiquen

- Te dedicas a leer las etiquetas de todo y tardas el doble en hacer la compra en el supermercado y hasta en los bares pides el bote de mayonesa para ver si es de leche o de huevo

- Viajar se convierten en una cruz porque no puedes comer en cualquier sitio ni tampoco probar dulces típicos. En Nueva York tuve que recurrir a productos veganos, en su mayoría. Puedes leerlo en Brownies, cookies, muffins, helados y cupcakes sin lactosa en Nueva York.

- La pregunta de: ¿tú no tomas la pastilla? se vuelve cuanto menos repetitiva. La pastilla es lactasa, necesaria para digerir la lactosa, es bastante cara.  Además, Ni está científicamente probado que carezca de efectos secundarios a la larga (según los médicos que me han tratado) ni tampoco sirven a todo el mundo. Sin ir más lejos, conmigo no es efectiva.

Dime que no sabes qué es la lactosa, pero no me envenenes, por favor
-- En los restaurantes muchas personas que están de cara al público apenas tienen la formación suficiente y te venden productos sin lactosa sin tener pleno conocimiento de ello... yo sí hablo con conocimiento de causa porque me han envenenado en alguna ocasión

-- Te venden el queso de cabra como si no tuviera lactosa sin ser cierto o te aseguran que un queso no la lleva pero en la etiqueta sí aparece en los ingredientes

-- En los bares con suerte hay carta de alérgenos (algo nuevo) pero muchas presentan errores porque desconocen que la mantequilla es lactosa

Empatía. ¿Empa qué?
Cheesecake sin lactosa de restaurante Byron , Bérgamo (Italia)
--- Algunos restaurantes presumen de servir comida SIN LACTOSA pero no es cierto, ya que no significa que la comida tenga productos lácteos sin lactosa. Es decir, no puedes comer unos macarrones a la carbonara, solomillo al roquefort, canutillos de crema... nada de eso. Sin lactosa para los restaurantes (en su gran mayoría salvo cuatro mal contados y siendo generosa) significa que la comida no lleva queso, mantequilla, margarina con leche, nata, leche y similares. Eso significa que la carne te la comes a palo seco, a la pizza se le caen los ingredientes porque no le echan queso (y hay que estar agradecidos ya que muchas masas tienen derivados de la leche), el postre se traduce en fruta del tiempo...Y si ese día llegas tarde a casa hasta te mareas porque no has conseguido comer nada. 

Las fotos que muestro son del resturante pizzería Byron en Bérgamo (Italia) donde había pizza con mozarella sin lactosa y algunos postres sin lactosa, como la tarta de queso con mango. Eso se llama interés.

Pizza sin lactosa de restaurante Byron en Bérgamo (Italia)
--- Tampoco suele haber mucha empatía por parte del entorno más cercano ya que es muy común la frase de: "porque comas un día no te pasa nada, anda cómete mis galletas con relleno de nata que las hice ayer, no me hagas el feo". Todo el mundo se guía por opiniones sin fundamentos, por algo que leyó en alguna parte o simplemente hablan por hablar. ¿Cómo que por una vez no pasa nada? Se nota que no enferman ellos... Yo no te hago el feo y me paso dos días vomitando como poco, por no nombrar el resto de cosas que pasan y no tiene arreglo, no se pasa el mal rato con un ibuprofeno. ¿Puedo opinar yo también sobre ti?

--- En las comuniones, bodas, bautizos y otros eventos (como almuerzos o cenas de Navidad), por mucho que se advierta, nadie se preocupa por el intolerante o alérgico. Con suerte los organizadores avisan: "hay un intolerante". Y en la cocina dicen: "cambia un postre por un plátano". Te plantan un plato de ensalada de bolsa (ojo, tampoco puedo ingerirla) y de postre, fruta y a comer. Eso sí, pagas como todo el mundo y te tienes que quedar hasta el final. Si te mareas de hambre te dicen: "¿por qué no has comido?", "si no podías comer, haber traído algo", "yo avisé al catering" (pero no te aseguraste) y la joya de la corona, "¿por qué no lo dijiste?". No hay más sordo que el que no quiere oír. Soy pesada por recordar que no puedo comer pero los demás no son pesados recordando sus eventos. Empatía para todos, ¡por favor! Si abandono la boda para irme a comer y luego volver también es una ofensa. ¿Por qué hay tanta solidaridad para todo excepto para la alimentación que una persona no elige, sino que se le impone?

He olvidado a qué saben las cookies
--- Sigo en el tema de las bodas: hay falta de interés. Simplemente la receta del tocino de cielo no lleva leche y hay helados elaborados con hielo. Se llama interés, insisto. Interés que yo tenía con mi alrededor mucho antes de saber que yo también caería en las redes de alguna intolerancia alimenticia. 

--- Y lo que te invita a desparecer: "¿de verdad que no puedes comer nada de eso? Uf, yo me moriría". Le dedicas un gracias interno mientras yo sola me araño por dentro.

--- En los aviones se lo curran con los menús vegetarianos, veganos, kosher, halal... todo lo que es una opción, es decir, la persona elige vivir con esa alimentación pero si la varía se perjudican sus principios pero no tiene efectos negativos en su salud. Pero a los intolerantes a la lactosa nos quitan el pan y nos colocan una tortita de arroz de las de dieta y fruta cortada, claro está. A los celiacos me imagino que ya ni los dejarán montarse en el avión...

Por suerte, la familia siempre está ahí y me han caído recetas sabrosas :-)

Soy intolerante a la lactosa, no vegana
Los vendedores de productos veganos aprovechan el tirón de los lactosos para que intentemos aficionarnos a sus productos. No tengo nada contra los veganos, pero no quiero una magdalena sin huevo, sin leche y sin nada de origen animal porque el sabor cambia mucho. Solo quiero algo sin lactosa. 

Una sorpresa cada mes
Sé que mi problema con la alimentación podría ser peor, claro que sí, pero también debería poder mitigarse. De manera que en mi tarea por encontrar productos sin lactosa, me gusta que me pongan las cosas fáciles y llevarme una alegría de vez en cuando. El que me lleguen a casa de alguna manera es más que un alivio. Porque sinceramente, ya me agoto. La caja que recibo cada mes es la Degustabox con productos interesantes desde el punto de vista del paladar, si no para mí, es mi familia quien lo agradece.

Gracias a la Degustabox descubrí que las tortas sin azúcar de Inés Rosales, las patatas alioli de Carretilla, los mug cake de Dr. Oetker... y muchas otras cosas, no llevan lácteos.

Bien, dicho todo esto y si has conseguido leer hasta aquí, el contenido de la caja de este mes es el siguiente:

Cada vez que recibo la Degustabox me pongo a leer las etiquetas y cuando veo que algún producto está exento de lactosa, pongo el escudo delante e invito a los demás a que no se acerquen. ¿Por qué? pues porque como siga así, me extingo. Entre todo lo que no puedo comer más la lactosa que vive "escondida" en los alimentos, siempre como lo mismo. Afortunadamente Degustabox me da más de una oportunidad y suele incluir productos que no tienen lactosa por lo que mi paladar vuelve a despertarse. Si tengo que depender de cómo me tratan en la mayoría eventos como bodas, comuniones, bautizos, barbacoas, meriendas de amigos... me hacen odiar la fruta. Y tampoco puedo pasarme el día cocinándolo todo. 

l. Crispello
Milka trae un barquillo relleno de chocolate que por mi intolerancia a la lactosa no he podido saborear pero he podido disfrutar viendo a Mamá Envuelta en Crema y el Señor Untando en Crema devorarlos. Sí, ya hablo como las abuelas, me conformo viendo comer a los demás... Señores de Milka, compasión con los intolerantes a la lactosa, ¡no perdemos el gusto por el chocolate! :-) ¡Amo el chocolate! Cómo no amarlo si cuando era pequeña mis padres me preparaban cada mañana un trocito para tomármelo en el desayuno en el colegio (era mi tesoro) y mi abuela me daba pan con chocolate... 

2. Palitos de aceite de oliva de Quely
Este tipo de "quita hambre mientras la comida se hace" gusta mucho en casa, así que nos ha encantado que estuviera incluido en la caja. ¡Y me los he podido comer! ¡buenísimos!

3. Mermelada de La Vieja Fábrica: higos / zanahoria
Es la mejor manera de quedar bien con los invitados en casa ya que son mermeladas ideales para darle un toque especial a los aperitivos. Y siempre vienen bien, sobre todo para decir: "llevo toda la tarde preparándolas, unos sudores de estar en la cocina...". En serio, no defraudan.

4. Galletas Dinosaurus
Yo siempre fui el monstruo de las galletas hasta que el espíritu santo me regaló una intolerancia a la lactosa. No sé, si fuera diminuta me encantaría vivir en un bote de galletas... siempre fui adicta a las cookies :-)

De manera que estas galletas las miré mientras una lágrima recorría mis mejillas... :-P Volaron pronto, porque el Señor Untado en Crema arrasa con lo que le coloco en la despensa. Es más agradecido... además, son galletas que siempre compraban en su casa.



5. Nata Especial Masas de Central Lechera Asturiana
Me cuentan que terminó en una tarta tres chocolates que por lástima ni me enseñaron... Tarta tres chocolates que llevo sin probar desde hace tanto que ni me acuerdo. Ante esto, me planteo mi existencia... el turismo gastronómico ya no es lo que era... No hace mucho estuve en Italia y ante mi desperación ya que usan queso, nata y leche para todo pregunté en una panadería: "¡pero qué comen los intolerantes a la lactosa en Italia, que no hay de nada!". Y la respuesta de la italiana fue: "Poccco". Tuve que reírme...

En cuanto a la tarta, sí me comentaron que la tarta quedó buenísima y bastante consistente, por lo que es una nata muy a tener en cuenta en repostería.



6. Azúcar BC
Este edulcorante bajo en calorías me hizo sonreír. Como los flanes que venden sin lactosa dejan mucho que desear (aunque por suerte, existen) y encima nunca con menos azúcar, el Señor Untado en Crema se mete en la cocina y elabora flanes para mí. Flanes que luego se come conmigo porque al final le está cogiendo el gusto a mi comida y todo...

Con este edulcorante quedan los flanes la mar de dulces pero en su justa medida, sin sabor artificial y con menos calorías. Benditos flanes fresquitos...

7. Agua de Aloe Vera
Cuando llegó la Degustabox a casa yo acababa de llegar de una boda en pleno césped donde me habían acribillado los mosquitos y me remedio era restregarme hojas de aloe vera por la piel porque los picores eran insoportables. Así que cuando vi el agua de aloe vera no dudé en bebérmela, por si servía de algo. Bien es cierto que ni me acuerdo a qué sabía pero es que las picaduras de mosquitos casi me dieron fiebre... qué mal cuerpo.

8. Quelitas crujientes de Quely
Más buenos imposibles. Más originales que un pico convencional. ¡Me encantan y me los puedo comer! Y si no que le pregunten a la tarrina de hummus con qué se acercan mis dedos :-)
9. Cerveza fresca San Miguel
Esto no lo he probado porque en casa somos abstemios. Por lo que se ha encargado de estas dos botellas Hermano Envuelto en Crema, aunque en la familia hubiera más candidatos. Solo recuerdo que me preguntó: "¿no hay más?".
10. Té verde de limón
Este té verde de limón fue MÍO :-) Hace meses me aficioné a los tés rojos y verdes, así como otras plantas, pero todo con propiedades depurativas y diuréticas. Y me planteaba qué hacer cuando llegara el calor. Ya ha llegado, por cierto. Por lo que me ha encantado para ir abriendo boca y que lleve limón más aún, porque es lo que uso para endulzar y ocultar el sabor de las infusiones.

11) Patatas fritas Xtra Onduladas de chili picante
Estas patatas picaban muchísimo por lo que solo las recomiendo para personas a las que les vayan las emociones fuertes.

Puedes encontrar a Degustabox en Facebook y Twitter.

Estoy deseando ver la siguiente caja de Degustabox y me encantaría encontrarme productos sin lactosa, como en otras tantas ocasiones, pero que sean de chocolate, crema... todo lo que está bueno :-) Sé que hay más intolerancias y alergias pero la publicidad de los alimentos sin lactosa los presentan como más fáciles de digerir por lo que seguro que le viene bien a más de uno.

¿Qué te ha parecido la caja?
¿Tienes alguna intolerancia alimenticia 
que te haga plantearte la existencia?

¡Besos! ¡gracias por tu comentario!

43 comentarios :

  1. Yo te entiendo perfectamente con tu intolerancia... Tengo dos primas que son hermanas y una es diabética y celiaca y la otra es intolerante a la lactosa... Mientras fueron pequeñas mi tía casi enloqueció preparando la comida de una y de otra.

    Sorprendentemente, cuando vamos de evento, a la celiaca le hacen menú especial, pero a la intolerante a la lactosa los restaurantes nunca han tenido ese detalle con ella... por lo que se toma la pastilla y come poco para no enfermar (me parece un detalle muy feo por parte de los restaurantes).

    La caja tiene una pinta buenísima!!1

    Un besazo reinaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suerte de que la pastilla le funciona algo... a mí la última vez casi me ingresan en el hospital. ¡Besos! :-)

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Te entiendo perfectamente. Yo también soy intolerante y hace mil que no me tomo un cafe fuera de casa, porque cada vez que pido leche sin lactosa me miran como un bicho raro.
    Y pienso que el mundo todavía no esta adaptado a la gente con intolerancias o alergias o a los celiacos.
    Yo he tenido "suerte" y no soy muy intolerante.
    Asi que animo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces es más fácil pedir leche de soja pero también miran mal porque ser vegetariano parece que está mal visto. ¡Besos!

      Eliminar
  4. te entiendo pero yo con el tema azúcar, las cosas que ponen sin azúcar no lo son, porque conllevan más hidratos de carbono que se traduce en más azúcar para el cuerpo.

    Al final eres tú la que conoce tu enfermedad y limitaciones. En los restaurantes no se tienen en cuenta estas cosas, pero tampoco en la vida en general, las cosas para ciegos son mucho más caras, sé de lo que hablo porque mi pareja y mi madre lo son.

    Todos los que somos diferentes, tenemos una carga extra de €

    muackss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba segura de que me entenderías... ¡qué cruz tenemos!

      Eliminar
  5. La gente no tiene empatía y como a ellos no les duele les da igual que a los demás nos siente mal!
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que el tema de las intolerancias es una verdadera lata, la suerte es, que a pesar de todo, yo creo que la gente, y las marcas cada día van tomando más conciencia de ello, sacando al mercado nuevos productos ideados para intolerantes, cada vez más buenos y poco a poco, todos iremos tomando más conciencia, y estoy convencida de que este tipo de post ayuda mucho a que nos concienciemos y nos pongamos un poquito en vuestro pellejo. Un beso guapísima.

    ResponderEliminar
  7. Te entiendo muy bien.
    Yo ahora tengo el tema muy controlado y, salvo 4 cositas, puedo jugar bastante con la alimentación. Eso sí, esas 4 cosas, no las quiero ni cerca, y siempre teniendo a mano el "botiquín" de emergencia.

    Pero durante un tiempo bastante largo, era más corto mi listado de osas que sí podía comer, que de las que no. Eso me llevó a aprender mucho sobre alimentación, y a descubrir otra forma de cocinar y crear platos que fueran ricos y saludables para mi. Todo tiene su parte positiva.

    Lo de leerme todas las etiquetas es algo que sigo haciendo, y la pastilla de lactasa...la tomé un par de veces y me puse peor que si me hubiera tomado medio litro de leche dle tirón.

    Obvia los comentarios de la gente, se vive mejor. Para ellos es un drama que no tomes lácteos, pero para ti no tiene por qué serlo.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo de "si fuera diminuta, me encantaría vivir en un bote de galletas", me ha llegado. Lo veo de título para novela corta, jajaja!

      Besos!

      Eliminar
    2. Te escribiré para que me cuentes más en detalle por si me sirve :-)

      Me alegro de que te haya llegado el título :-P

      Eliminar
    3. Cuando quieras.
      Por cierto, no sé si eres intolerante al gluten, pero, en cualquier caso, te recomiendo el blog Celiaca por sorpresa, tiene mucha información y recetas.

      Generalmente, las personas intolerantes a los lácteos, tampoco se suelen llevar demasiado bien con el trigo (sobre todo, con el gluten de trigo)

      Besos!

      Eliminar
  8. Yo no tengo tal grado de intolerancia (ya te lo he comentado alguna vez, que depende del momento me da hinchazón y dolor de estómago, alguna vez llegando al vómito), pero es cierto que hoy en dia ni sabemos lo que comemos, y que nos venden mucho eso de 'sin lactosa' en todas partes cuando luego no es tan cierto. Si quieres ideas de reposteria sin lactosa, te recomiendo el blog de Vero Koketas, que su hijo es intolerante, y tiene una entrada estupenda donde te dice porqué sustituir la leche, el huevo u otros alimentos :))
    Ánimo hermana, estoy contigo!! Un besazo
    Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, eres muy apañá y lo sabes :-) ¡Espero que tu gradito se quede ahí y no crezca! Besos

      Eliminar
  9. Nunca me había parado a pensar en los problemas que se plantean en banquetes y eventos y que solo den fruta de postre! yo me estaría quejando constantemente jeje mientras que la gente no sea más consciente de las alergias alimenticias tendrás que seguir poniendo buena cara a los comentarios. besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he empezado a quejarme desde luego pero cuando se hace encima parece que una molesta porque como solo soy yo... es más fácil que una mire cómo comen los demás pero yo no salgo de casa para pelarme una manzana :-(

      Eliminar
  10. Debería haber más flexibilidad, conocimiento y atención como dices.... Yo soy vegetariana, se que no es lo mismo, pero me encuentro con problemas similares, aunque por otros motivos, claro... pero lo mismo que los intolerantes a la lactosa, están los celíacos, etc etc.... Con un buen control médico los que sois intolerantes a la lactosa podéis aprender a tolerarla, pero solo con pautas de profesionales, lo hace mucha gente con buenos resultados...Es de las intolerancias que se tratan y son efectivas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo el único remedio que tengo para tolerarla es no ingerirla... por lo que sé solo pueden curarse los niños pequeños y para los adultos es irreversible. Y la famosa pastilla de lactasa no es efectiva en mi organismo... Pero si tú sabes de algún médico que la inactive o mitigue, no dudes en decírmelo ;-)

      Eliminar
  11. Gracias por hacer esta entrada, para ti sirve cómo una terapia y para los demás sirve para concienciarnos de que hay que tener más empatia con los demás y más con problemas de salud.
    Sé que en mi Blog comentaste una receta del pastel de mousse de limón, y sí estoy ideando la forma de hacerlo sin leche condensada para publicarte la receta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo agradezco mucho porque ese pastel me encantaría seguro :-)

      Eliminar
  12. Todo lo que cuenta para los que podemos comer beber y no tenemos problemas con las comidas, nos pasa como de muy lejos, pero leyendo tu forma de tener que vivir con el problema de la lactosa, pues me deja perpleja, nunca me había percatado que eso es horrible, no poder comer chocolate, helados, pasteles, por Dios que castigo, de verdad que lo siento, tu explicación me hizo ponerme en tu piel y siento que las gentes igual que yo ajena a todos estos problemas no tenga más difusión para que se conozca estas intolerancias.
    Desde hoy lo tendré muy presente, y a las Empresas les diría que se actualizaran y sacaran productos para estas personas.
    Me gusto muchos los productos que sacaste en el blog, las mermeladas tienen que ser exquisitas, pero observo que ningún producto es sin lactosa .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos sí lo son pero no vienen indicados en la etiqueta, sino que hay que leerlo en la composición ;-) Como las quelitas, los palitos, el té...

      Eliminar
  13. A la gente le encanta creer que sabe de todo por cuatro cosas que han oido y no entienden la importancia que pueden tener estos temas, lo mejor que te puedo decir....pasa de la gente! Saludos!

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que todo tenemos empatía con las personas que tienen alguna intolerancia lo que ocurre que si no te toca muy de cerca tampoco te fijas mucho, pero no creo que sea nada con mala idea!!! ninguna de estas cajitas sea de lo que sea ha conseguido engancharme!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Un post de lo mas interesante, te entiendo perfectamente .Besos

    ResponderEliminar
  16. Pues a dia de hoy no tengo ninguna intolerancia, pero reciéntemente me dijeron que probáblemente tuviera de pequeña ya que vomitaba todo lo que entraba por mi esófago. Nos pasaba a dos hermanos de tres, ahora lo sabemos. Por aquel entonces tomábamos mucha leche y vomitábamos a tres por dos, mira tu por donde...
    Mi hija le ha pasado lo mismo y fué retirarle la leche y dejó de vomitar tanto.

    ResponderEliminar
  17. Muy interesante tu post y cada detalle que aquí afirmas sobre la intolerancia woow se vuelve un tema de por si delicado y tedioso para ti, total esta cajita es interesante y el te verde ha llamado mucho mi atención, de los productos he probado la bebida de aloe de tamesis y he de decirte que para mi es genial. Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Pues si, hace falta más empatía, más ponerse en el lugar del otro. Conozco a gente con intolerancias y a veces el trato que dan es de risa, como el decir que no van a cambiar un menú nada más por una persona cuando se deja un aviso al respecto.
    Me alegro de que poco a poco vayas tomando con humor todo esto y también de que encuentres productos que no llevan lactosa.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  19. Madre mía hija! La verdad es que tal como lo has planteado es una verdadera tragedia, pues sólo el que lo sufre sabe que lo difícil que es seguir una buena alimentación si a casi todo le meten leche en el caso de las personas intolerantes a la lactosa como tú por supuesto.
    Yo pienso que hay de todo y que habrá personas que presumen de lleva una vida sana y realmente no es verdad, pero también las hay quienes lo intentas, otras que lo disfrutan y otras personas que por saludo deben hacerlo sí o sí, este último es mi caso. Así que lo mejor es tomarse las cosas con filosofía pues en cuanto a temas de salud y alimentación siempre hay casos peores.
    Ánimos y espero que las políticas alimentarias mejores. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. bua la verdad q lo de las intolerancias es un rollo. Yo tengo dos amiguetes: uno celiaco y otro con reacciones bastante severas a alimentos fermentados (q si cerveza, queso etc etc) y siempre intento adaptar los menus para q puedan comer de todo en casa y no se sientan "especiales"

    ResponderEliminar
  21. Creo que poco a poco se va tomando conciencia y las marcas y restaurantes van dando "opciones" a todos los que padecen alguna intolerancia alimentaria. Respecto a la gente hay de todo, yo dejé de tomar lácteos animales por voluntad propia (de vez en cuando pico con algún helado o un trocito de queso) y es una de las mejores cosas que he podido hacer por mi salud, me encuentro mucho mejor a todos los niveles, no me duele la cabeza, mi digestión ha mejorado y no he cogido ni un catarro. Eso sí, poca gente lo entiende y todos me miran con cara rara como si estuviese como una regadera porque están tan acostumbrados a que exista solo su opción que lo que le pase o decida el resto, no lo conciben. Un beso y ánimo.

    ResponderEliminar
  22. Hola guapa! Acabo de descubrir tu blog por medio de Diana de Entrebrochasypaletas. Me he sentido muy muy identificada contigo absolutamente en todo lo que has descrito sobre la intolerancia a la lactosa. Nací con ella, siempre tuve problemas digestivos, pero no me la detectaron hasta que tuve 28 años. Lo de la fruta en los restaurantes... dan ganas de decirles por donde se la pueden meter. Lo dicho, completamente identificada contigo en todo. Besotessss

    ResponderEliminar
  23. De momento no tengo ninguna intolerancia y me parece que la cajita está bastante bien aunque algunos productos no los consumiría.

    ResponderEliminar
  24. Mi hermano es celiaco, así que te entiendo perfectamente.

    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  25. que follón tiene , yo la verdad no sabia que estaba tan complicado comer

    ResponderEliminar
  26. Te comprendo perfectamente. Después de años con problemas digestivos, sin hacerme la prueba vi que la lactosa me sentaba mal, cosa que no me extrañó porque la mayoría de mi familia lo tiene. Al final resulta que se debía a un parásito la Giardia Lamblia, que provoca entre otros síntomas esa intolerancia. Después de librarme del bicho, mejoré un montón, pero por si acaso sigo con la leche sin lactosa, y evito todo lo que la tenga. Me he acostumbrado, pero a veces echas de menos comerte un buen postre o un cafetito como el resto. Pero qué vamos a hacer...

    ResponderEliminar
  27. Tienes más razón que un santo. En fin, los intolerantes en este mundo son y serán siempre " bichos raros" al menos para la gente que no conoce el tema. Y eso que cada vez hay más y más. Mi padre es celiaco y hace unos años era trabajo imposible poder ir con él a comer a algún sitio y que le dieran pan sin gluten o cerveza. Y el pobre siempre a ensaladas y cosas sin salsas, nada de pinchos, ni bocadillos ni nada...en fin...
    hay que vivirlo para saber lo que se siente. Investigar, y eso que ahora para los celiacos, no tantos para el tema de la lactosa, las cosas van mejor.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  28. una caja muy completita me ha gustado todo sin decir que la mermelada tiene una pintaaa jejejej

    ResponderEliminar
  29. Muy buena reflexión y gracias pues no sabía muchas de las cosas que nos cuentas.
    La verdad es que no somos conscientes de los 'problemas' de los demás hasta que los vivimos en primera persona, deberíamos de ponernos en los zapatos de la gente más veces y ser más empáticos, pues eso también es cultura y educación. Y estoy muy de acuerdo en que la gente que trabaja con alimentos deberían de tener un mínimo conocimiento de dietas y llevarlas a cabo en sus menús.

    Ojalá la alergia te vaya a menos y desaparezca, para ser esa diminuta metida en una caja de galletas (me ha encantado tu frase)

    Sigue por mucho tiempo con el blog porque eres muy buena en esto ;-)

    ResponderEliminar
  30. Yo que yio sepa no tengo alergias, bueno una vez me comi un kiwi y se me puso la boca como a Carmen de Mairena, por si acaso no los he vuelto a probar jajaja, un besote.

    ResponderEliminar
  31. Hola neni ... tema delicado ... ppfff opino lo mismo que algún comentario anterior, el mundo no está preparado para las intolerancias, y lo peor es que no queremos estarlo y hacemos como si no fuese importante.
    En mi circulo existen varias personas con algún tipo de intolerancia, ya sea a la lactosa, diabetes, celiacos ... y se que es muy dificil, y lo peor es que los demas no os ayudamos a que sea mas llevadero :/
    Un beisto reina

    ResponderEliminar
  32. Tengo gente con este problema y claro ellos ven que lo normal es vivir sin lactosa y yo a veces tambien me siento asi cuando voy con ellos porque si no pueden comer no me voy a quedar sola. Es un problema de verdad y deberia haber mas conciencia. La caja me ha gustado mucho :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Por favor, no dejes el link de tu blog. Pincharé en tu perfil de usuario y tendrás mi visita garantizada. Los comentarios que fomenten el spam o que tengas fines de promoción podrán ser borrados.